Capitanes y organizadores de monterías cuidan que se respeten al máximo las normas de seguridad en estas jornadas. Si en alguna ocasión hay algún susto, en casi todos los casos los culpables somos nosotros…

¿Cómo cazar seguro en tu postura?

Nunca hay que moverse de la ubicación marcada por los organizadores. Ellos tienen mayor interés que nosotros mismos en que cacemos tranquilos, y escogen y marcan cuidadosamente dónde debe ir cada puesto.

‘Mejorarse’ no significa aumentar las posibilidades de captura, pero sí de peligro, y hay que tener en cuenta que, si ocurre un accidente y no estás en la ubicación marcada, el seguro no se hará responsable de nada.

Localiza visualmente a tus vecinos de armada y ten puesta, hasta el final, alguna prenda de alta visibilidad. Si vas acompañado, aumenta las precauciones al manejar el arma en el puesto, haz que tu acompañante se mantenga tranquilo y en silencio, y no apuntes hacia otros puestos con tu rifle.

Los perros de caza, sean de la capa que sean, andan como perros, parecen perros y son perros: no hay posibilidad de confusión. Cuando vayan casi agarrando a la res o al jabalí, mejor no dispares.

Si vas a un agarre a rematar, ¡siempre a cuchillo!, avisa a los compañeros. Nunca asustes a los perros para que suelten la pieza. Y, el pisteo, cuando acabe la montería.

Dejar una respuesta