Después de la contundente manifestación del mundo de la caza y la celebración de Cinegética, los aficionados centramos nuestro objetivo en la especie reina del rececho de caza mayor: el corzo, ese animal que hoy está y mañana sigue estando, pero no se le ve…

Con su gran expansión, a pesar de que el común de los mortales no entendemos bien su alimentación, este pequeño ungulado, habitante de Eurasia, hace las delicias y la desesperanza de muchísimos cazadores.

Paso a paso tras el corzo

Un animal con un comportamiento tan extraño se convierte en un reto para el cazador, al tiempo que sus capturas siempre son mucho menores que las que necesita la especie para regularse y, por ello, cada año se mantiene una gran densidad poblacional.

Pero el aumento de población no significa el aumento de trofeos. A excepción de individuos muy determinados en lugares muy puntuales, los grandes corzos se consiguen de la mano de buenos gestores que, como los profesionales de Huntts-Todomontería, dedican su tiempo a cuidar y descubrir los mejores ejemplares para recechar.

Dejar una respuesta