Cada vez que asistimos a una jornada de montería, en unas más que en otras, parece que nos sumamos a un rito en el que nos sumergimos, por costumbre, sin preguntarnos los motivos de tales normas y acatando sus reglas.

Pero, como todo en esta vida, y en una forma de caza en la que nos reunimos muchos, ya está todo inventado. Inventado y experimentado, de modo que ha quedado establecido por ser la mejor opción de todas las posibles.

Los sorteos son de dos tipos, los comunes, en el que todo se cierra a la vez y con las traviesas las últimas y, cuando somos muchos, se sortea por armadas y van saliendo según se van sorteando.

 

Respeta la ubicación de las posturas, siempre

Cuando llegamos a nuestra postura, si somos observadores, nos daremos cuenta de que está situada en la zona donde más trochas y pasos hay, a una distancia y con una ubicación segura respecto a nuestros vecinos.

Del mismo modo, nos colocarán en el lateral de donde vienen perros y caza, de forma que la misma vegetación nos proteja de su vista y que nuestros disparos vayan siempre hacia el exterior de la mancha batida. Como vemos, no se colocan los puestos arbitrariamente y debemos situarnos donde se nos indique, sin movernos de ahí.

Comprueba todas estas reglas no escritas, asistiendo y contratando las mejores monterías con Huntts, nuestra central de reservas.

 

Dejar una respuesta