La primavera es una estación magnífica para disfrutar del campo y de la cinegética, y una de las especies cuya caza más alegrías depara en esta época es el muflón. Nuestro muflón ibérico, reintroducido el siglo pasado, pero ya nuestro, definitivamente.

Este carnero da esa nota exótica en muchas monterías, pero además de abatirlos desde una postura, el verdadero reto es su caza en rececho, un auténtico desafío en esta época del año.

Un gigante con cien ojos

De todos es conocido el carácter intensamente gregario de esta especie, lo que convierte en todo un reto su acecho. Cuando vemos un ejemplar de muflón, salvo excepciones, podemos estar seguros de que varios pares de ojos más nos observan…

El acercamiento contra un rival ‘gigante’, integrado por una o dos docenas de ejemplares, es una ardua tarea, sabiendo que, lo que no asusta a uno, pone en guardia a otro ejemplar o irrita al gran macho que capitanea la piara y al que no vemos.

Ese es el reto, la estrategia para no ser detectados por los gregarios. El poder poner el gran macho en el visor, entre otros ejemplares parejos, es una aventura que solamente se puede describir mediante la vivencia.

¡Vive con nosotros esta experiencia y encuentra en Huntts las mejores opciones de caza de muflones!

Dejar una respuesta