• Las pautas de seguridad en el manejo de las armas y en la práctica de la caza debemos tenerlas siempre presentes
  • No movernos del puesto, vestir una prenda de alta visibilidad y mantener montado el seguro del rifle, son las principales recomendaciones de Huntts.com
  • Además, las normas sanitarias anti-COVID deben seguir cumpliéndose en monterías y batidas

 

Las jornadas monteras involucran a una gran cantidad de cazadores, ayudantes, rehaleros, perros y vehículos moviéndose por la mancha… Actores necesarios en la batida que deben desarrollar su afición, o su trabajo, bajo las máximas medidas de seguridad, una responsabilidad que recae sobre organizadores y capitanes de montería, y también sobre el propio montero.

Estamos practicando una modalidad que conlleva el uso de armas de fuego, lo que implica que los monteros deben tener una especial precaución en su manejo para evitar accidentes. Afortunadamente, estos son muy escasos teniendo en cuenta el número de cazadores que cada fin de semana salen al campo, pero deberían ser inexistentes, pues muchos podrían evitarse si se cumplieran a rajatabla todas las recomendaciones de seguridad.

Es labor de los organizadores señalizar la celebración de una montería a posibles visitantes de la zona y marcar los puestos de forma que sea imposible alcanzar a tu vecino, así como recordar todas las normas básicas de seguridad durante el sorteo y la colocación de las posturas.

Máxima precaución en las posturas

Prudencia y concentración en el puesto es la máxima a seguir: es primordial no moverse de la ubicación señalada y olvidar la egoísta y peligrosísima práctica de ‘mejorarse’. Siempre se debe localizar visualmente a los vecinos de armada, asegurarse de que ellos también saben donde te encuentras y localizar las zonas hacia las que podemos disparar sin problema.

Desde Huntts.com, además, vemos imprescindible vestir, hasta que el postor pase a recoger la armada, alguna prenda de alta visibilidad, mejor naranja por ser un color que destaca más que el amarillo en el campo.

El rifle de caza se carga en el puesto y debe estar con el seguro siempre montado hasta que se escuche acercarse a alguna pieza. Nunca se utilizará el visor como si fuera un prismático y, por supuesto, jamás se disparará sin tener la completa certeza de que tenemos ante nosotros una res o un jabalí, una norma básica para evitar herir a perros o rehaleros.

Si vamos a un agarre a rematar, se avisará antes a los compañeros y dejaremos el rifle en el puesto. Si no sabemos cómo rematar a cuchillo, dejemos que lleguen los perreros y se encarguen ellos.

Y, cuando acabe la montería, hay que descargar el rifle, enfundarlo, esperar al postor y dejar el pisteo de piezas heridas para este momento.

Prevención del COVID-19 en monterías

Esta temporada no olvidemos que el coronavirus sigue presente en nuestras vidas y en las monterías también deberemos cumplir las normas sanitarias establecidas.

Usar mascarilla si no podemos guardar una distancia de un metro y medio, lavarse las manos o desinfectarlas frecuentemente, no intercambiar achiperres ni equipos personales entre cazadores, efectuar los sorteos y juntas al aire libre, evitar desayunos y comidas en lugares cerrados, y no acudir a una montería si tenemos síntomas compatibles con esta infección, son recomendaciones que ya se han incorporado como una norma más en nuestras monterías.

 

Dejar una respuesta